Día uno.

Empieza a resultar imposible seguir con esto. Lo he intentado varias veces, pero ¿sabes qué? El resultado acaba siendo siempre el mismo. Quizá sea una cuestión de verlo de forma diferente. De darle otro enfoque. De desaferrarme a cómo creía yo que se hacían las cosas. Quizá va siendo hora de que deje marchar de una vez esa historia.

 

Demasiadas cosas han cambiado últimamente por aquí como para no hacerlo. Ahora me gusta el café. No solo me gusta, me resulta agradable. Forma parte de mí. Lo necesito. Como un día te necesité a ti.

 

Si. Estoy seguro de que tienes razón. No voy a rebatirte. Es igual. Ya lo he intentado demasiadas veces, ¿no? Tampoco ibas a creerme. Sé que no usé las palabras adecuadas. Lo más seguro es que no dije lo que debía ni me comporté según sentía. O sí. NO LO SÉ. Solo sé una cosa: ahora soy diferente. Y, no sé, me gustaría que lo supieras. Pero, ¿qué voy a hacer? ¿presentarme otra vez en la puerta de tu portal? ¿esperar a que salgas y sorprenderte? Seguro que consigo exactamente lo contrario. Que pienses que estoy loco. Quizá esté un poco loco. Pero, ¿qué tiene de malo?

 

¿Qué es lo que quieres? ¿qué haga como si nunca pasó nada? Lo siento, no puedo. O sí. Pero… ¿para qué? Si me das una razón, lo haré. Pero nunca me diste una razón. Y puedo entender parte, pero… ¿todo lo demás? Llevo años buscándole una explicación. Y no. No la hay. Por lo menos, yo no la veo.

 

Así que voy a escribírtelo. O a mí. O a quién sea. Seguramente acabe todo en la papelera dentro de unos días. Ni si quiera en la de debajo de mi mesa. No. ¡Qué va! En la del ordenador. Para que no sea ni un poco romántico. No, arrugarlo entre lágrimas sería demasiado sentimental y podrías pensar lo que no es. Aunque, por supuesto, nunca pensarías en verdad nada porque jamás te ibas a enterar. Porque así es como se resuelven casi todos los amores. En unas lágrimas que algún día se llevará un camión de la basura cualquiera junto con el resto de la basura de tu cuarto. Que se junta con el de toda tu casa. Y el de toda la ciudad. Y no es más que eso. Mierda.

 

¿Cuántas lágrimas habrán acabado en los contenedores? Mejor aún, ¿mueren? ¿o conocen a otras lágrimas en su camino al vertedero municipal? ¿se contarán historias entre ellas? ¿se pueden diferenciar entre las lágrimas de chico y de chica? ¿o son todas las mismas? Seguro que ahora estás pensando: ¿y a quién le importa?

 

Tienes razón. Las lágrimas no le importan a nadie.

 

Como las flores, que se las lleva el viento.

 

 

 

Mr. Murray

4 comentarios en “Día uno.

  1. Sabes, yo amaba a un ser, y desde el.principio sabia que era imposible, realmente imposible, pero aun así, después de todo me presente frente a él, como una loca, si, porque solo una persona que realmente amas-imagenes sin esperar y se muestra y entrega totalmente puede hacer eso, entregarse totalmente no es entregar mi cuerpo ni mi ser, es mostrarecomendable totalmente mis sentimientos y dejarlos en sus manos…si, se lo dije todo, ya había pasado un año en que mis sentimientos no habían sido expuestos, y aunque sabía que jamás estaría con el, quise ser valiente y mirarle a los ojos y aunque se me rompiera el alma al salir de ahí, jamas olvidaría en toda mi vida ese momento, la valentía que tuve, la locura más grande, y sii no sabes la libertad tan grande que sentí cuando se lo dije todo mirándole directamente a los ojos sin importar que se acabase el mundo en ese momento ( de cierta forma se desmoronaba para mi) le dije todo lo que lo amaba y que no esperaba nada mas que fuera feliz y siguiera su camino luchando por su proyecto de vida por sus sueños, por su familia…. pero sabes después de eso se que el lo sabe, y soy feliz porque es lo mínimo cuando se ama, desde ahí se empieza a dar el amor, porque así no esté en su vida, el hecho que el sepa que alguien lo ama sin esperar en verdad se que debe ser bueno, como cohibir a la persona que se ama a que sepa real y directamente que alguien la ama con todo el ser, yo sería muy feliz y tal vez buscaría la.forma de abrir mis brazos y recibir también de alguna forma posible ese amor, pero sabiéndolo de verdad, sino dudas que producen esas declaraciones de amor que a la final son anónimas, créeme que recordar que fuiste capaz de dejar tu alma y corazón realmente en las manos de la otra persona, de mostrar desnudo tu alma y tu corazón frente a esa persona, que importa si jamás la vuelves a ver porque tal vez es algo que no está en tus manos, eso es valentía y amor, cuanto más si puedes estar cerca de quien amas, el verdadero amor se da en el mismo momento que mirando a los ojos a esa persona le dices toda tu verdad.

  2. De que sirve declarar el amor a una persona, inspirarse y escribir las palabras más bellas por causa de ese amor, si te mantienes oculto, si te cuidas, si te reservas en verdad y más si se lo expones al mundo y jamas realmente a esa persona, es como tener un tesoro y decir que es algo que tienes para la persona que amas, y lo muestrasabes al mundo entero y Hasta la persona que amas y la dueña de ese tesoro, pero vives escondido con el, jamas se lo darás en sus manos, el amor verdadero se da sin medir, no muestras solo los dedos dónde lo sostienes sino muestras todo tu ser sosteniendo y entregándole, el verdadero amor no pide nada a cambio por eso se muestra abierta y trasparente mente sin esperar que te lo devuelvan, solo con saber que el ser amado ya sabe que tiene tu amor, con eso por un lado ya nos hace felices, una cosa es amar en silencio que el mundo no se entere, pero otra cosa muy diferente es que la persona que amamos no lo sepa, si lo piensas bien, hay egoísmo, porque te cuidas a la finaldel la espalda y me pregunto cuidarse de qué, si amar no es dejar de ser, si amar es darle todo nuestro ser en la medida que se pueda libremente a esa persona, el amor es verdadero y transparencia para empezar si igual nada parece que según tu ha funcionado porque no intentas desde la verdad dar tu corazón pero darlo de verdad.

  3. ¡Hola, Mr. Murray!
    No conocía este precioso rinconcito, pero las casualidades de la vida me han llevado hoy a descubrirlo y la verdad es que, siendo sincera, ha sido un gran descubrimiento. Me encanta el título, el diseño, el estilo que tiene y sobre todo – y más importante – lo mucho que logran transmitir tus palabras. La verdad es que no es nada fácil, en los tiempos que corren, llegar al lector de esa manera. Se nota que escribes desde el corazón y te lo agradezco mucho porque es un placer leerte.

    En cuanto al post, ¡qué maravilla! Me ha encantado esa reflexión final sobre las lágrimas y también lo que dices al principio de que ahora necesitas al café como necesitabas a esa persona, es precioso. Yo creo que las lágrimas sí importan, del dolor y de la sal de nuestros ojos siempre salen cosas muy bonitas. He aquí, en tu post, la prueba. En serio, he disfrutado mucho leyéndote…

    Solamente me queda decirte, de nuevo, que ha sido un placer dejarme caer por aquí. Espero pasar más a menudo por este lugar tan mágico porque la verdad es que merece la pena. Te dejo el enlace a mi blog por si quieres echarle un vistazo, pero vamos, que ninguna obligación: misspoessia.com. Yo, con haber pasado por aquí, ya estoy más que satisfecha.
    ¡Un abrazo enorme! ♥

    1. Muchísimas gracias por dejar tus palabras 🙂 Siempre se agradece la sinceridad de quien te lee y me alegra mucho saber que te ha gustado. Espero que sigas pasándote por aquí.

      Un abrazo 🙂

Deja un comentario