Regálame una cita

Regálame una cita, de esas que ya no quedan.

Regálame una cita donde vuelvo a conocerte, donde me cuentas tus pequeñas manías y tu te sorprendes al escuchar los mías.

 

 

Regálame una noche de esas que no acaban por hablar de todo y nada. Donde el móvil pasa a segundo plano porque solo importa lo que tengas que decirme. Una charla llena de risas y vinos, donde el tiempo pasa, pero nosotros permanecemos quietos.

Vuelve a leerme ese poema que te recuerda a mí. Coge la guitarra y toca otra vez aquella canción que hizo que me enamorara de ti.

 

 

Sorpréndeme con un abrazo. Esos en los que querías hacerme la persona mas feliz  y que tanta ilusión te hacía darme. Que me hacían temblar, pero a la vez me sentía la persona más afortunada del mundo.

Sácame a bailar como se hacía antaño y revivamos todos esos recuerdos que parecen haber quedado en el olvido. Guíame por toda la pista y haz que nuestros pies se solapen en uno. Mantén tu mirada en mí para que no me caiga y ríete una vez más cuando te pise.

 

 

Vuelve a esconderte a la vuelta de la esquina cuando me veías llegar y así pegarme un susto. Recordemos ese paseo en otoño dados de la mano sintiéndonos únicos.

Cojamos el coche y vayámonos lejos. Viajemos por el mundo pero siempre el uno con el otro.

Vuelve a mandarme esos besos cada noche para que soñara contigo y no te olvides de mirar las estrellas hasta que veas aparecer el mio.

Tan solo… Vuelve a regalarme esos pequeños momentos.

Vuelve a regalarme una cita.

 

La chica de ayer

Deja un comentario