¿Te buscaría si no te hubiese encontrado ya?

Y ahí estaba yo. Como un tonto en una tarde de invierno helándose de frío. Paralizado. Y sintiendo como el calor de tu voz derretía al mismo tiempo todo cuanto había construido. Todos mis planes, mis futuros, mis decisiones, ambiciones, sueños y demás historias que uno se va forjando para hacerse fuerte y olvidar que lo más bonito de la vida es el sacrificio. Y, sin embargo, aun sabiendo que te estabas llevando todo por delante, no me sentí vacío.

Todo lo contrario. Algo, una melodía, rellenaba ese espacio. Un nuevo sueño se abría paso. Te hubiese dicho mil tonterías. Lo primero que se me venía a la cabeza. Lo que tantas veces me había funcionado tan bien. Pero mis labios no se abrían. Todo mi cuerpo, mi mente, mi alma, todo mi raciocinio y mis esfuerzos estaban centrados en que mi corazón te mirara. En que no dejara pasar esta oportunidad.

Pero siempre fui de los que se adelantan o llegan tarde. De los que van de un extremo a otro porque las cosas se hacen o no se hacen. Siempre pasándome la parada. O perdiendo el tren. O el autobús. Con demasiada vergüenza para hacer autostop. Una canción inacabada. Un menú sin postre. De los que se quedan a la puerta esperando, con miedo de entrar y no poder volver atrás. Siempre con un pie fuera y otro dentro. Uno en los sueños, otro en la realidad. Con mi lógica y mis ecuaciones que lo único que me han demostrado es que jamás son suficientes a la hora de la verdad. Que soy un caso aparte. Y que lloro mucho más de lo normal. Un ser puramente irracional totalmente confundido por haber creído en algún momento que mis razones las entenderían los demás.

Quizá por eso te lo escribo. Para esconder entre las letras en forma de jeroglífico todo lo que te admiro. Desde el principio hasta el final. Porque siempre fuiste esa pieza del puzle que no sabía cómo encajar. Mi adivinanza preferida. Mi cuento a la mitad. Mi poesía favorita. El trayecto y su final. ¿Te buscaría si no te hubiese encontrado ya?

Un comentario en “¿Te buscaría si no te hubiese encontrado ya?

Deja un comentario